Ley de vida: todo llega, todo cambia y todo pasa

Ley de vida: todo llega, todo cambia y todo pasa

Todo llega, todo pasa y todo cambia, esta es una ley de vida que puede que no aparezca en ningún libro, pero está impresa en cada minuto de nuestra cotidianidad. Ningún día es igual al anterior, siempre existe una variación, por mínima que parezca está ahí, presentándose ante nosotros de manera constante, y para vivir en equilibrio, es necesario aceptar esto.

Por supuesto, nosotros sabemos que esto puede parecer un poco complicado, ya que normalmente el ser humano asocia la aceptación con la adaptación a todo lo desconocido o incómodo. Sin embargo, nada está más alejado de la realidad, pero permítenos explicarte mejor este tema.

Aceptar no es resignarse, esto también es una ley de vida

Como te explicamos anteriormente, desde Factor Bienestar comprendemos que el término “aceptación” puede parecer un poco desafiante, ya que tiende a familiarizarse con lo incómodo y con la resignación, pero la realidad es que la aceptación se trata de no luchar contra lo inevitable, no bloquearlo ni tratar de reprimirlo, mientras que reaccionas de la manera más productiva y fuerte ante ello.

Ley de vida

Por ejemplo, un empresario que un día pierde todo su negocio, ve como se van todos los frutos de su esfuerzo y queda en la ruina, puede reaccionar de dos maneras: Acepta lo inevitable (toda su estabilidad económica se ha ido) y se concentra en encontrar soluciones a esta adversidad, o simplemente vive en negación y compadeciéndose de su situación, acumulando cada vez más emociones negativas y contraproducentes que solo lo alejarán de la prosperidad.

No todo está en tus manos

Asimismo, es importante recordar que aquellas realidades colectivas, que engloban a muchas personas además de nosotros mismos, también deben aceptarse para luego encontrar una solución, que si bien puede no beneficiar a todos los afectados, si mejorará tu situación actual.

Otro ejemplo de esto sería una crisis social, económica o sanitaria, que afecte a toda la economía de un país. Tú puedes negarte rotundamente a aceptarla, o puedes concentrarte en mejorar tu situación, a pesar de esta adversidad.

Ley de vida

Piensa que mientras menos te resistas a algo, menos energía le estarás dedicando, dejándole el camino libre para retirarse de tu vida. Esto funciona con situaciones, retos, adversidades e incluso con personas que resten más de lo que dan. NADA que nos robe la sonrisa es para siempre. Todo llega, todo cambia y todo pasa.

Viendo la vida desde una nueva perspectiva

Conscientes de esto, te recomendamos mirar tu presente y amarlo tal y como es, con sus pros  y sus contras. Agradece, valora y trabaja por mantener y multiplicar todo aquello que te hace feliz.

Ley de vida

En cuanto a todo eso que te ocasiona estrés, incertidumbre, ansiedad, temor o dolor, acéptalo, dile: “Yo sé que estás aquí, no sé por qué llegaste, pero te acepto y te invito a retirarte cuando quieras”.

Cada episodio de tu vida vale la pena

Incluso los más tristes y dolorosos, porque son estos los que te forjan, los que te demuestran de qué estás hecho y hasta donde puedes llegar. Cada momento aporta y te enriquece, aunque a veces no saques el mayor provecho de ello. Incluso cuando pienses que no has aprendido nada, te aseguramos que algo te será de utilidad, puede que lo notes hoy, mañana o en 10 años, pero en algún momento de tu vida lo verás con claridad.

Ley de vida

Piensa que las cosas malas se convierten en eso porque así las etiquetamos, ya que estamos acostumbrados a juzgar, a distinguir el bien y el mal, pero casi nunca abarcamos el panorama completo. No vemos la situación desde afuera, con todos sus matices.

Siempre existe una bendición oculta, solo debes encontrarla, y para ello aceptar cada situación es clave. Enfócate en ser, en hacer, en sentir y en solucionar, consciente de que puedes lograr todo lo que te propongas y más.

Concéntrate en entrar en sintonía contigo mismo, en nutrirte espiritualmente y fluirás mucho mejor con la vida, mejorando como persona y como profesional, y acercándote cada vez más a la prosperidad.

¡Nosotros sabemos que puedes lograrlo! De todos modos seguiremos aquí, ofreciéndote cada vez más consejos de crecimiento personal y empresarial, para que puedas alcanzar la mejor versión de ti mismo siempre.

Si deseas continuar leyendo información de calidad, puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram, en el que encontrarás mucho más valor cada semana para apoyarte en tu desarrollo empresarial. Hasta luego.

¡Te esperamos!