LA INFLUENCIA DE LA NATURALEZA EN EL CUERPO HUMANO

LA INFLUENCIA DE LA NATURALEZA EN EL CUERPO HUMANO

Todos los seres humanos tenemos una conexión neurobiológica con la naturaleza.

Estar en contacto con ella nos proporciona bienestar físico y mental.

Nuestro organismo se relaciona con el entorno y se encuentra en intercambio permanente con él. Por ejemplo, nuestro sistema inmunitario es sensible a los terpenos que emiten las plantas para protegerse.

Al pasear y disfrutar de ciertos paisajes se reducen a la mitad la secreción de hormonas del estrés. Y el mero hecho de ver los árboles a través de la ventana del hospital acelera los procesos de recuperación de los enfermos.

 En zonas donde hay espacios verdes, la gente es más generosa y sociable y existen fuertes lazos de vecindad social y un mayor sentido de comunidad, más confianza mutua y una mayor voluntad de ayudar a los demás. El color verde evoca la naturaleza, la calma, la armonía. También se relaciona con el bienestar, porque los espacios naturales aumentan nuestro potencial de salud y de buen carácter,

 El contacto directo con entornos naturales contribuye a un mayor rendimiento y produce un mejor funcionamiento cognitivo, además de potenciar más la auto-disciplina y el control de los impulsos. En definitiva, proporciona una mayor salud mental. Por el contrario, aquellas personas que no conviven con la naturaleza tienden a sufrir déficit de atención y síntomas de hiperactividad,  así como mayores tasas de trastornos de ansiedad y depresión.

Asimismo, los espacios naturales facilitan la realización de la actividad física, mejoran el funcionamiento del sistema inmune, ayudan a los diabéticos a alcanzar niveles saludables de glucosa en sangre y mejoran el estado de salud funcional y las habilidades de vida de las personas mayores. En cambio, las zonas con menos espacios verdes se asocian con mayores tasas de obesidad infantil y todo tipo de enfermedades cardiovasculares.

Se sabe que la permanencia al aire libre, brinda una sensación indescriptible de vitalidad. Todo esto ha sido atribuido, a factores de índole psicológicos como fisiológicos. Esto, ha tenido muchas implicaciones, pues, muchos de los beneficios fortalecen por vías diversas, el sistema inmunológico

Existe una técnica denominada silvoterapia o terapia de árboles, que es originaria de Japón.

Esta práctica tradicional consiste en sumergirse en la naturaleza y hacer que los sentidos trabajen en contacto con el bosque. Comúnmente se le denomina “baño de bosque”.

  1. Mejora la salud mental

Se ha observado que el “baño de bosque”, favorece la reducción del estrés. Esto se logró demostrar científicamente, el año 2007, en un estudio llevado adelante por investigadores de la Universidad de Kyoto. En dicho estudio, participaron 498 personas sanas. Se comparó, el efecto que sobre ellas generó la realización de dos caminatas por el bosque. Se aplicaron algunos cuestionarios y se compararon con las respuestas obtenidas anteriormente en un día de control en espacios cerrados. Observándose patrones reducidos en cuanto a la hostilidad y la depresión, con respecto al cuestionario realizado en espacios cerrados y una mayor vivacidad después de estar expuestos a la presencia de los árboles.

De acuerdo a otra investigación, se logró demostrar la importancia de las caminatas por el bosque, se observaron reducciones importantes de cortisol (hormona del estrés), en la saliva. El contacto con la naturaleza mejora la creatividad y el rendimiento mental.

2. Equilibra la salud cardiovascular

Ayuda a disminuir el ritmo cardiaco, equilibrio de la tensión arterial y una mayor actividad del sistema nervioso parasimpático

Infinidad de investigaciones, apuntan a los efectos relajantes y de recuperación del estrés, cuando estamos en entornos naturales. Estos efectos, por lo general, son de gran magnitud, rapidez y sensibilidad.

3. Ayuda a reducir los niveles de glucosa en la sangre

Los investigadores, han logrado observar, que los niveles de glucosa se normalizan, luego de un contacto con la naturaleza. Se ha observado que una caminata de media hora, en una zona boscosa, favorece la reducción de los niveles elevados de glucosa en personas diabéticas. De hecho, esta reducción, es aproximadamente seis veces mayor que la obtenida con media hora de bicicleta estacionaria.

4. Coadyuva en el desempeño del sistema inmunológico

Se ha encontrado que el contacto con la naturaleza, posee un efecto sobre las células denominadas NK o natural killer del sistema inmune. En un estudio realizado en un bosque de pinos, en la Provincia de Gyeonggi, Corea del Sur, se observaron resultados prometedores. En el mismo, participaron 41 estudiantes universitarios entre 18 y 35 años. Después de la exposición de estos estudiantes al entorno forestal, se observaron cambios importantes en los niveles de citoquinas. Esto conllevó a una reducción de la hiperactividad de las células inmunes, además del incremento de la función antioxidante.

Un hallazgo importante, que arrojan las investigaciones, ha determinado que el “baño de bosque”, posee la capacidad de reducir la producción de hormonas del estrés. Se sabe, que esta hormona puede impedir que las células NK, primera defensa del sistema inmunológico, realice su labor antiviral.

Beneficios de la naturaleza en los niños

  • Seguridad y autonomía.

 Los niños y niñas que comparten su tiempo con la naturaleza, se muestran mucho más tranquilos y serenos.

Se comportan de una manera más independiente y se integran mejor con el resto el mundo. Les muestra una mayor libertad , facilitándoles que observen lo que ocurre a su alrededor y estimulando a sus neuronas toda la parte emocional y de aprendizaje

  • Más despiertos.

 La naturaleza favorece el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo.

Estimula los sentidos y las imágenes que observan se graban con mayor facilidad en la memoria y hace que sea más difícil que se olviden.

  • Más sanos

 Los niños y niñas que se encuentran en contacto con la naturaleza sienten menos emociones negativas. En los espacios abiertos , se forman iones negativos que son beneficiosos para la salud.

  • Mejor aprendizaje.

El contacto que proporciona una experiencia de libertad y responsabilidad y trabajar con el entorno natural permite desarrollar la creatividad y la iniciativa.

Eva Gabarrón