EL APARATO CIRCULATORIO Y SÍNTOMAS PRODUCIDOS POR LA ENFERMEDAD CORONARIA (III)

EL APARATO CIRCULATORIO Y SÍNTOMAS PRODUCIDOS POR LA ENFERMEDAD CORONARIA (III)

EL APARATO CIRCULATORIO Y SÍNTOMAS PRODUCIDOS POR LA ENFERMEDAD CORONARIA (III)

Métodos diagnósticos

Ya hemos comentado anteriormente las causas y los síntomas de la enfermedad coronaria. Existen unos procedimientos utilizados para reconocer que una persona tiene esta enfermedad, es decir, los métodos diagnósticos.

La información más importante se obtiene de la historia clínica, (de cómo describe el paciente sus molestias) y la exploración física.

Existen otras pruebas, para conocer el diagnóstico, conocer el grado de evolución de la enfermedad y valorar las diferentes posibilidades del tratamiento. Su médico decide cuáles se deben hacer y cuáles, no son necesarias.

Historia clínica y examen físico

En muchas ocasiones es posible saber de forma sencilla si usted padece enfermedad coronaria simplemente por el tipo de molestias. Por ello es de gran importancia que las explique con precisión, detallando dónde aparecen, hacia dónde se irradian y si hay alguna circunstancia que las empeore o alivie, cuánto duran, en qué circunstancias aparecen (con el esfuerzo, en reposo, en determinadas horas del día o de la noche, con la actividad sexual, con las emociones, etc…)

También será importante cuándo empezaron sus molestias y qué las hace mejorar o desaparecer. Otros datos interesantes son el ahogo, el cansancio excesivo, las palpitaciones, haber tenido episodios de pérdida de conocimiento o cualquier otra molestia que pudiera haber notado. Es importante explicar bien cómo son las molestias.

En cuanto a su historia de vida, interesará saber si usted es fumador, o lo ha sido, si su tensión arterial ha sido alta, si le duelen sus pantorrillas al andar, si ha tenido cifras altas de azúcar en la sangre (diabetes) o colesterol elevado (hipercolesterolemia). Así mismo es importante saber su historia familiar próxima, si hay alguien en la familia que ha padecido enfermedad coronaria, diabetes o hipertensión.

Entre los datos de la exploración médica, el más importante es la tensión arterial, y hoy en día también le damos mucha importancia al estrés. Las cifras de la tensión arterial varían a lo largo del día, están en relación con su estado emocional (tranquilo, nervioso), con el ejercicio físico previo, la digestión…

Empezaremos a hablar de las pruebas diagnósticas, que como hemos dicho antes, su médico determinará cuáles se tienen que hacer.

Electrocardiograma

A través de un aparato llamado electrocardiógrafo, se podrá registrar una pequeña corriente eléctrica que se produce en nuestro corazón, esta prueba diagnóstica se llama electrocardiograma, sus siglas son (ECG).

El ECG se realiza conectando los cables del electrocardiógrafo, con unos electrodos a la piel del pecho, y unas placas metálicas en muñecas y tobillos. Es una prueba muy sencilla, pero que da muchísima información, no causa molestias y no tiene ningún riesgo, usted debe estar acostado, relajado, respirando normalmente, sin moverse y sin hablar en ese momento para que el electrocardiograma no salga con artefactos.

El ECG permite analizar el ritmo cardíaco y en muchos casos determina si falta riego en el corazón. Por ello, es la primera prueba que debe realizarse para diagnosticar un infarto, también indica que existe una oclusión coronaria que requiere un tratamiento urgente. También nos indica si ha sido una angina de pecho. Sin embargo, debe saber que muchos pacientes con angina de pecho tienen un ECG normal, porque a veces se hace cuando ya ha pasado el episodio de dolor, si usted tiene estas molestias, no debe esperar y acudir lo antes posible a un centro de salud o avisar al servicio de emergencias 112

Análisis de laboratorio

Ésta es también una prueba muy útil para diagnosticar un Infarto de Miocardio, porque en este episodio, mueren células del músculo cardíaco, se liberan a la sangre diferentes sustancias conocidas como “marcadores cardíacos”, que se pueden detectar en el laboratorio.

En el caso de angina de pecho (en los que el dolor es menos duradero), los análisis cardíacos son normales.

Otros análisis de laboratorio permiten conocer también las cifras de ciertas sustancias relacionadas con la enfermedad, como la glucosa o el colesterol.

Radiografía de tórax

La radiografía permite obtener una imagen de los órganos que se encentran en el interior de la caja torácica (pecho). No permite el diagnóstico de la angina o el infarto. Sin embargo, es importante porque da datos sobre el tamaño del corazón y de las posibles repercusiones de la enfermedad del corazón sobre el pulmón.

Esta prueba tampoco produce molestias

Ecocardiograma

Es una prueba en la que se utilizan ultrasonidos para obtener una imagen del corazón. Permite estudiar su tamaño, su forma, su fuerza, así como el movimiento de las paredes del músculo cardíaco y de las válvulas.

La prueba se realiza pasando un pequeño aparato llamado (transductor) por la pared de su pecho, sobre la que se coloca un gel que facilita el paso de los ultrasonidos, recibe el nombre de (ecocardiograma transtorácico).

Una de las aplicaciones más importantes de esta prueba es observar cómo se contrae el corazón después de un Infarto de Miocardio.

Se le pedirá que se tumbe de lado en una camilla, dura de 15 a 30 minutos y no es dolorosa.

Prueba de esfuerzo (ergometría)

Consiste en poner el corazón a realizar un esfuerzo, con el fin de ver cómo se comporta y el nivel de esfuerzo que puede tolerar.

Esta prueba, se puede realizar caminando sobre una cinta sin fin (tapiz rodante), como las de un gimnasio, o bien pedaleando en una bicicleta estática. Durante la prueba se controla la tensión arterial y el ritmo de su corazón, porque usted estará con un monitor y conectado a unos cables.

Se intenta que usted realice el máximo ejercicio, llegando incluso al límite del cansancio.

Usted estará en todo momento controlado por el personal que se lo está realizando.

En los pacientes que por alguna razón no pudieran realizar un esfuerzo físico se puede emplear algún fármaco por la vena, que hace aumentar el trabajo del corazón.

Holter

Se trata de un monitor que permite grabar el ritmo de su corazón de modo continuo durante 24-48 horas.

Es un aparato que se lleva colocado en la cintura y conectado a unos electrodos pegados en el pecho.

El electrocardiograma se graba en un disco que se estudia después en un ordenador.

Junto con el aparato, se le entregará una hoja con sus datos personales y en donde usted podrá anotar como si fuera un diario, la actividad que ha realizado y las molestias o síntomas si los tuviera (dolor, mareo, palpitaciones), con el fin de comprobar cómo era el ECG en ese momento.

Este método no le causará molestias y es de gran ayuda para diagnosticar las altercaciones del ritmo de su corazón.

Cateterismo cardíaco y coronariografía

Es una prueba para obtener datos más precisos sobre el funcionamiento de su corazón.

Permite ver mejor las arterias coronarias y las lesiones que pueden tener.

Se emplean unos tubos finos llamados catéteres, que se introducen a través de alguna de las arterias principales del cuerpo, como la arteria femoral (en la ingle) o una arteria radial (en el brazo), y se hacen llegar hasta el corazón.

A veces se utilizan para medir presiones del interior del corazón. En la mayoría de ocasiones los catéteres se usan para ver las arterias del corazón se le llama (coronariografía).

Consiste en inyectar un líquido especial (contraste), en las coronarias que permite que las arterias se vean con rayos X. También se puede emplear el contraste para ver con detalle las cavidades del corazón. La prueba se graba después en una película o CD para su estudio.

La prueba se realiza en una sala llamada “Sala o Laboratorio de hemodinámica”, que tiene un aparato de rayos X y material necesario, así como un equipo de profesionales sanitarios expertos.

Antes de la prueba se le dará un sedante suave y dentro del laboratorio, se le cubrirá el cuerpo con paños estériles y se le colocarán aparatos que permiten vigilar el ritmo cardíaco y la tensión arterial.

Posteriormente se inyecta anestesia local, en el sitio elegido para introducir los catéteres produce una sensación de escozor que desaparece en pocos segundos, cuando hace efecto la anestesia ya prácticamente no se sienten molestias durante el resto de la prueba, por lo que no es necesario en absoluto una anestesia general. Únicamente en algunas ocasiones cuando se inyecta el contraste se puede percibir una sensación de calor, tolerable y pasajera.

Una vez acabada la prueba, su médico o enfermera le indicará las pautas para que el punto de punción cicatrice bien. Habitualmente se coloca un vendaje compresivo, que se retira en unas horas. Cuando se utiliza la arteria femoral, es necesario estarse unas horas de reposo en la cama. Es importante limitar el movimiento de la extremidad.

Cuando se emplea el cateterismo como prueba diagnóstica, existe un pequeño riesgo para el paciente (y que su médico le explicará). Sin embargo, el cateterismo se indica cuando hay datos de que puede haber alguna obstrucción importante en las coronarias. Por esta razón, el riesgo es siempre menor, que el beneficio que proporciona la información que se obtiene.

En muchos pacientes permite decidir la mejor forma de tratamiento que se debe seguir en el futuro.

Todos estas pruebas diagnósticas de las que hemos hablado, siempre será su médico quien decida cuál de ellas se debe realizar.