«Cuida tu cuerpo, es el único sitio en el que puedes vivir»

«Cuida tu cuerpo, es el único sitio en el que puedes vivir»

Los seres humanos no nacemos desprotegidos, ya que, desde nuestro nacimiento, contamos con la llamada inmunidad innata o natural, que nos protege de antemano y de manera global contra una gran variedad de gérmenes. Este tipo de inmunidad incluye también una primera barrera de defensa integrada por la propia piel y por membranas mucosas como la nariz, la garganta o el tracto gastrointestinal.
Por otra parte, existe también la inmunidad pasiva, que proviene de otra fuente -no del propio organismo- y es temporal. Un ejemplo son los anticuerpos que la madre transmite a su bebé mediante la lactancia.
Por último, el sistema inmune también tiene la capacidad de emitir una respuesta dirigida en contra de un patógeno concreto. Es lo que llamamos inmunidad adquirida, adaptativa o activa, que va cambiando a lo largo de la vida: cada vez que una persona de cualquier edad entra en contacto con un nuevo microorganismo nocivo, bien sea por vacunación o por una infección, adquiere inmunidad contra él. Por este motivo, los jóvenes y adultos suelen contraer menos enfermedades infecciosas que los bebés y niños.

¿Qué es el sistema inmunológico y cómo funciona?

El sistema inmunológico es la defensa del cuerpo ante organismos infecciosos y otros invasores. Mediante una serie de pasos llamados “respuesta inmune”, el sistema inmunológico ataca a los organismos y las sustancias que invaden los sistemas del cuerpo y causan las enfermedades.

¿Qué es lo que puede dañar el sistema inmunológico?

Alcohol, tabaquismo y uso de comida chatarra.

El consumo excesivo de alcohol, tabaco y comida chatarra que tiene un impacto negativo en el sistema inmune, debilitándolo y dejando el cuerpo abierto para la infección.

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Por medio de una serie de pasos, su cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que causen daño. Cuando su sistema inmunológico está funcionando adecuadamente, le protege de infecciones que le causan enfermedad.

Existen productos en el mercado que mejoran nuestro sistema inmunológico.

COMPONENTES Y  PROPIEDADES:

1-YEMA DE HUEVO: rica en lecitina para el cuidado de la médula ósea, cerebro, hígado, corazón, y sistema nervioso.

2- FACTORES DE TRANSFERENCIA: son moléculas diminutas que transfieren información de una entidad a otra ayudando a identificar rápidamente las amenazas invasoras acelerando la respuesta de defensa.

3-CORDYVANT: es una combinación patentada de gliconutrimentos (IP6, Cordyceps, Hongos Maitake y Shiitake, Beta Glucanos y aloe) que brindan apoyo al sistema inmunológico innato.* Además, los gliconutrimentos activan los glóbulos blancos para producir anticuerpos sin la ayuda de las células T.

Las células T son una especie de células inmunes, cuyo principal propósito es identificar y matar a patógenos invasores o células infectadas. Lo hacen utilizando proteínas en su superficie, que a su vez pueden adherirse a proteínas en la superficie de estos impostores.

4- CORDYCEPS SINENSIS: conocido como «El tesoro nepalí tibetano» por ser un hongo entomopatógeno (crece como parásito en los insectos como la oruga, etc): Actúa como protector hepático y cardiaco, mejora el rendimiento físico y la función sexual.

5- SHIITAKE (Lentinula edodes): antiinflamatorio  anticancerígeno, antibacteriano, antiparasitario, antivírico, tónico renal, protector hepático, mejora la salud de la piel, reductor del colesterol,  inmunomodulador y mantiene el equilibrio hormonal.

6- MAITAKE (Grífola Frondosa): procedente del Brasil, antiséptico,  antidiabético (regula los niveles de glucosa en sangre), combate la fatiga crónica, hepatitis, controla el peso y alivia ciertos efectos secundarios derivados de la quimioterapia en enfermos de cáncer.

7- AGARICUS BLAZEII: conococido como el hongo de la almendra, champiñón del sol u hongo de la vida, etc. Procedente del Brasil. Regula el sistema inmunitario, combate la alergia y los procesos infecciosos.

8- ALOE BARBADENSIS: conocido como la planta de los 1000 usos. Hidratante, calmante, cicatrizante, antiviral, antibacteriano, mejora los trastornos gastrointestinales, combate el estreñimiento e incrementa las defensas.

9-SULFATO DE ZINC: mineral esencial para la regeneración de los tejidos celulares y la síntesis del ADN. Contribuye a mantener la salud de piel, pelo y uñas y sobre todo su aporte adecuado es clave para fortalecer las defensas del sistema inmunitario.

10- SOJA EN POLVO (GLYCINA): fuente importante de nutrientes básicos, es un aminoácido esencial.

Actúa como neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central especialmente en la médula espinal, tallo cerebral y retina. Funciona armónicamente con la glutamina, sustancia que juega un papel fundamental en la función cerebral.

Regenera la piel, activa las células, ideal para la piel madura, hidrata la piel seca, regula la queratinización, conveniente para la piel grasa.

11- HEXAFOSFATO DE INOSITOL: regulador del sistema nervioso, reduce el colesterol, mejora la piel, pelo, uñas, refuerza la memoria, concentración, aprendizaje e incrementa la fertilidad.                                                      El inositol es imprescindible para un correcto funcionamiento del organismo. Por una parte es componente fundamental de todas las membranas celulares mientras que además interviene en el transporte de las grasas desde el hígado a los tejidos y tiene un rol crucial en la transducción de la señalización celular.

12- AVENA SÁTIVA: tiene propiedades reconstituyentes del sistema nervioso y ayuda a reducir los niveles de colesterol en  sangre.

13- EXTRACTO DE HOJA DE OLIVO (Olea Europaea): antiséptico, antibacteriano, antiparasitario, astringente, estabiliza el sistema inmunitario.

14- BETAGLUCANO DE LEVADURA: reduce el riesgo de padecer accidentes  cardiovasculares, disminuye el índice de  colesterol LDL (malo). Disminuye la respuesta de glucosa e insulina postpandrial (niveles registrados inmediatamente después de consumir alimentos). 

Ejerce una actividad antitumoral y anticarcinogénica.                              

Capacidad antimicrobial protectora del sistema immunológico.

RECOMENDACIÓN FINAL:

Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustituto de una dieta variada y equilibrada así como un estilo de vida saludable.

Si quieres que te asesoremos sobre el suplemento que te ayude con tu sistema inmunológico, estaremos encantados de responder a tus preguntas a la siguiente dirección:

Info@factorbienestar.com