COMO LLEGAR A MAYOR CON CALIDAD DE VIDA

COMO LLEGAR A MAYOR CON CALIDAD DE VIDA

¿Por qué han de mantener las personas mayores una vida activa?

La actividad física es recomendable en todas las etapas de la vida.

en la tercera edad, debería ser una práctica casi obligatoria.

Empezar desde niños a hacer deporte, mantenerlo durante la madurez y alargarlo en la etapa adulta puede marcar nuestro día a día hasta tal punto de mejorar no sólo nuestro bienestar, sino apartar de nuestro camino enfermedades tan peligrosas, como el Alzheimer, el parkinson y la obesidad.

El riesgo de padecer estas enfermedades puede verse reducido si nuestros mayores incrementan el nivel de actividad física y derrotan a su enemigo número uno: el sedentarismo. Si no, la falta de actividad provocará una bajada de ánimo, de las defensas de su sistema inmunológico y de la sensación de sentirse ágil para vivir el día a día. 

Y es que una buena alimentación no es suficiente para llegar a la última etapa de la vida con la energía suficiente para disfrutad de la mejor posición. Hay que moverse.

Los peligros del sedentarismo

Son muchos los peligros que, a estas edades, puede acarrear el sedentarismo. Englobados en dos grupos, puede hablarse tanto de aspectos físicos o biológicos, como de otros psíquicos o psicológicos. En primer lugar, entre los físicos cabe destacar:

  • Pérdida de la forma y la resistencia física.
  • Incapacidad de desarrollo de la fuerza muscular.
  • Imposibilidad del mantenimiento de la densidad ósea.
  • Poco mantenimiento del peso corporal.
  • Deterioro de la flexibilidad y la movilidad articular.

Por otro lado, entre los psíquicos se encuentran:

  • Alteración del autoestima.
  • Agravación de la situación de indefensa y aislamiento social.
  • Aumento del nivel de depresión, tensión y estrés.
  • Aumento del estado de alerta e inseguridad.
  • Trastorno del carácter, con crisis de ira, agresividad, angustia…
  • Poca sociabilidad y nivel de relación.

Prevenir el sedentarismo con actividad física

De esta forma, incentivar a nuestros mayores a practicar ejercicio físico diario, adaptado y sin necesidad de que sean más de 30 minutos al día, puede suponerles una mejora de su calidad de vida. Con ello, ya no sólo conseguirán reducir los peligros anteriormente enumerados, sino que verán empleado su tiempo y eso repercutirá en una menor sensación de aburrimiento, de tener un objetivo en la vida, y de experimentar mejoras fisiológicas en su organismo.

Oferta y posibilidades de realizar ejercicio

Así, más allá de animarles a que anden, a que disfruten de los espacios verdes del campo o la ciudad, también se podría valorar la opción  de inscribirles en centros con actividades especiales ; o valorar la posibilidad de contratar a un cuidador a domicilio con nociones de entrenamiento personal que pueda satisfacer de otra forma sus necesidades.

Tenemos Múltiples posibilidades y beneficios. Por ello, la práctica de ejercicio físico , acompañamiento social y afectivo se vuelve fundamental a la hora de apartar al sedentarismo de sus vidas. Sin duda, un aspecto super importante  a tener en cuenta a la hora de cuidar a personas mayores.

TENER UNA VIDA SOCIAL ACTIVA REDUCE EL RIESGO DE MUERTE EN LAS PERSONAS MAYORES CON DISCAPACITAD CRÒNICA . “Personalmente me gusta ver que un adulto se sienta contento realizando una actividad física, disfrutándola. Además, la actividad permite el diálogo y la interrelación creando un ambiente distendido

¿Por qué han de mantener las personas mayores una vida activa?

Un estudio liderado por el CSIC muestra que la disminución al peligro por llevar una vida física y Social Activa es destacada en personas Mayores . Sus beneficios son muchos . TENER una Vida Social  Activa Mejora la Calidad  en las personas Mayores con discapacidad crónica . Donde , además , los ingresos familiares o nivel educativo solo afectan al riesgo de muerte de forma secundaria ,  circunstancial . Tenemos que introducir  un nuevo enfoque que permita mejorar el conocimiento colectivo sobre la atención al paciente en las personas mayores y a las políticas públicas.
Los resultados de investigaciones apuntan a que aquellas personas Mayores con algún tipo de enfermedad crónica  representan la principal causa de muerte e incapacidad  en el mundo .Las personas que poseen la capacidad de llevar a cabo actividades cotidianas , como por ejemplo: visitar a sus familiares,sentirse acompañadas ,queridas o dar un paseo y lo hacen de forma cotidiana ,provocan unos efectos muy positivos en su esperanza de vida.
De los tres grupos de la población examinados ( inicio leve de la discapacidad , severo temprano – a partir de los 60 años – y severo tardío – comenzando la incapacidad a los 70 años ) todos ellos mostraron que la capacidad de realizar actividades cotidianas , como pasar la tarde con sus familiares y comunicarse  proporcionaron efectos muy positivos en su esperanza de vida.
Reflexionemos y actuemos.

¿Cómo queremos vivir la vejez?

Una vejez activa pasa por una adecuada protección y un entorno que facilite a las personas desarrollar su bienestar físico, social y mental a lo largo de su vida. Pero también tiene un componente de prevención individual.

Es importante tomar consciencia de que podemos elegir nuestra forma de envejecer. En realidad, es algo que deberíamos plantearnos en la juventud. Pero solemos verlo como algo lejano o como algo sobre lo que no podemos incidir.

En el envejecimiento hay factores genéticos que no podemos controlar, pero podemos concentrarnos en aquellos sobre los que podemos incidir:

  • Factores sociales: hemos de plantearnos qué tipo de sociedad queremos ser, qué servicios reclamamos, qué valores fomentamos.
  • Factores predictivos: una dieta equilibrada, ejercicio físico regular, actividad mental.

Pensar en una vejez activa supone trabajar, de manera individual y colectiva, por nuestros mayores y por nuestro propio futuro. Con un objetivo claro: lograr una vejez que valga la pena vivir.