BENEFICIOS DE BEBER AGUA EN AYUNAS

BENEFICIOS DE BEBER AGUA EN AYUNAS

De todos es sabido que el organismo del ser humano está compuesto en su mayoría por agua. El 75% de los músculos, el 90% del cerebro, el 22% de los huesos y el 83% de la sangre son agua. Es por ello que hay que ser consciente de la cantidad de este líquido que se consume a diario.

El agua es un elemento fundamental para la vida, de hecho, todos los órganos requieren de este líquido para funcionar y garantizar un buen estado de salud.

Razones para beber agua en ayunas

  • Elimina toxinas , previniendo enfermedades y activando el metabolismo para que empiece a ponerse en marcha para el resto del día.

Previene enfermedades como la fatiga. Cuando hay menos agua en el cuerpo, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre oxigenada a todas las células y otros órganos principales y eso puede causar fatiga.

La migraña y dolores de cabeza.En la mayoría de los casos, la razón principal de los dolores de cabeza y migraña es la deshidratación.

Algunos estudios indican que el consumo de agua también reduce el riesgo de cáncer de vejiga y colon. El agua destruye los agentes causantes de cáncer reduciendo el riesgo de diferentes tipos de cáncer. Cuando el cuerpo recibe la cantidad adecuada de agua, mejora el sistema inmunológico. Así, puede luchar contra enfermedades como la gripe, cálculos renales y ataque cardiaco. También será de gran ayuda para hacer frente a problemas de salud como el reumatismo, la artritis, etc.

  • Libera desechos a través de la orina . Durante la noche el organismo repara la células y hace una limpieza interna.
  • Minimiza los efectos nocivos de sustancias como el alcohol, el tabaco, comida basura , etc.
  • Mantiene la elasticidad de la piel, ya que la hidrata y evita el envejecimiento y la aparición de las arrugas.
  • Protege e hidrata órganos vitales. La hidratación garantiza que al cerebro le llegue oxígeno que necesita para realizar sus funciones a través de la sangre.
  • Nos limpia los riñones , secreción de la orina en la que se eliminan toxinas y otras sustancias que el cuerpo no necesita .
  • Nos facilita la absorción de nutrientes y que éstos se transporten a la sangre( el agua actúa como disolución).
  • Ayuda a bajar de peso. La hidratación está ligada a quemar grasas, mediante la termogénesis. Al tomar agua fría hacemos que nuestro tracto digestivo disminuya su temperatura  y nuestro cuerpo lucha para aumentar esta temperatura y así hace que quememos muchas más calorías, al aumentar nuestro metabolismo
  • Ayuda a mantener el sistema linfático y el tránsito intestinal mejorando el estreñimiento o incluso evitándolo, ya que aumenta la motilidad intestinal.
  • Beber un vaso de agua caliente en ayunas elimina la sensación de sueño y de cansancio.
  • Beber 3 vasos de agua en ayunas disminuye el nivel de acidez en el estómago.
  •  Regulación térmica . Actúa como aislante tanto del frío como del calor y forma parte del sudor que al evaporarse enfría nuestro cuerpo.

También nos resuelve el mal aliento, ya que ésto ,es una señal de que el cuerpo necesita más agua. La saliva ayuda a nuestra boca a liberarse de bacterias y a mantener la lengua hidratada. La secreción de saliva es un protector natural de los dientes , por lo tanto tomar agua también contribuye a reducir las enfermades dentales.

No sólo es importante beber agua en ayunas. Nuestro organismo necesita entre 1.5l y 2l diarios . Es tan perjudicial no beber suficiente agua , como beber demasiada agua , ya que si bebemos en exceso forzamos nuestro sistema renal y al orinar no sólo se eliminan toxinas si no también eliminamos sales minerales que son esenciales para nuestro organismo.

Japón es uno de los países más populares en cuanto al consumo de agua con el estómago vacío.

Los japoneses siguen lo que se conoce como la «terapia de agua»

Terapia del agua japonesa

La clave de este método para adelgazar empieza a primera hora de la mañana en ayunas. En ese momento debemos beber 4 vasos de agua templada sin gas a la que, si queremos, le podemos añadir unas gotas de zumo de limón.
No es necesario beber los 4 vasos de golpe, sino que podemos ir poco a poco. De hecho, los primeros días, puede resultar difícil beber tanta agua al no estar acostumbrados por lo que es posible empezar con un vaso y, cada día, ir aumentando la cantidad de agua hasta llegar a los 4 recomendados. 

El siguiente paso de la terapia es esperar para desayunar 45 minutos a partir de que acabamos de beber los 4 vasos de agua. 

Además, otra pauta es no ingerir nada de alimento o líquido durante las dos horas siguientes a cada comida

Es aconsejable, finalizar la jornada haciendo gárgaras con agua salada durante 2 minutos antes de irse a dormir.