Ingratitud ¿Cómo podemos alejarla de nuestras vidas?

Ingratitud ¿Cómo podemos alejarla de nuestras vidas?

La queja y la ingratitud son las maneras más sencillas de cerrarle las puertas a la abundancia, a la prosperidad y a todo tipo de energías positivas, por ello debemos cuidarnos muy bien de no llenar nuestro día a día de estas emociones. Esto puede parecer muy sencillo, pero la realidad es que alejarse de la queja puede resultar más complicado de lo que pensamos.

¿Has conocido a alguien que aborrece o le desagradan las mismas cosas que a ti? ¿Has hablado con esta persona por horas, quejándose de todo lo que les molesta de la sociedad, de la política y del mundo en general? Si es así, entonces has conectado con otro individuo a través de la ingratitud. Generando un tipo de conexión no muy positiva, y mucho menos beneficiosa.

alejarnos de la ingratitud

Esto se debe que la queja es una de las maneras más sencillas de comunicarse. Diariamente, podemos encontrarnos con personas en la calle que se quejan del clima, del tráfico, de la contaminación ambiental ¡De otras personas! Y asimilamos esto con total normalidad, cuando en realidad puede estar perjudicando nuestra energía y prosperidad.

Entonces ¿Cómo puedes alejarte de la ingratitud?

Enfócate en lo positivo

Tu enfoque será determinante para abrirle las puertas a la gratitud y a la prosperidad, por ello te recomendamos orientar tu foco siempre hacia lo positivo, hacia lo bueno, hacia aquellas bendiciones por las que puedes agradecer.

Ten en cuenta que siempre existen diferentes realidades coexistiendo. Alguien puede estar comprometiéndose, mientras otra persona está terminando una relación de 5 años al mismo instante; alguien puede estar hambriento mientras otro está cenando.

alejarnos de la ingratitud

¡El mundo es demasiado inmenso! Alberga un sinfín de situaciones alternas a la tuya. Lo que quiere decir que no todo siempre es malo. En tu vida pueden existir retos, pero también muchas bendiciones y cosas por las que puedes estar agradeciendo.

Siempre podrás escoger hacia dónde diriges tu atención. Si te enfocas en lo que no te agrada, lógicamente encontrarás razones por las que quejarte. En cambio, si te concentras en esos aspectos positivos de tu día a día, por más pequeños que sean, te resultará mucho más sencillo alejarte de la ingratitud.

Habla bien de un aspecto de tu vida

En Factor Bienestar sabemos lo ocupada que puede ser la vida de todo emprendedor, empresario o profesional. Sin embargo, te invitamos a tomarte aunque sea 10 minutos de tu día para apreciar y hablar bien de algún aspecto de tu vida.

alejarnos de la ingratitud

No tienes que hablarlo con otra persona. Puede ser una conversación mental contigo mismo en la que destaques tu salud, tu vida profesional, tus aspiraciones, tus amistades, tu familia, algún momento de tu rutina que te agrade, así sea dormir o comer. Habla bien de algo de tu vida y comenzarás a conectarte aún más con la gratitud.

Deja ser a otros

En muchas ocasiones, las personas que te rodean también pueden ser el foco de tus quejas e ingratitud. Todos podemos encontrar aspectos negativos en otras personas, así como otros pueden encontrarlos en nosotros, ya que nadie es perfecto. Somos seres humanos complicados y repletos de defectos, pero también de virtudes dignas de admirar.

Por ello, lo más sano es permitir que los demás sean como quieren ser, mientras ello no represente una amenaza real para nosotros.

alejarnos de la ingratitud

Cada quien debe ser libre de decidir qué hacer y cómo hacerlo, sin sentirse juzgado, criticado o señalado por alguien que ya está determinado a quejarse de algo.

Si la vida de algún amigo o familiar está bajo tu foco, y encuentras algo que no te agrada, entonces procura evaluar detalladamente si esto merece la pena mencionarlo. Asegúrate de solo destacar observaciones que sean realmente constructivas y orientadas a ayudar, a apoyar o a ser de utilidad.

Por supuesto que siempre habrá razones para quejarnos, pero cuando adoptamos esto como un hábito, nos conectamos con una de las energías más negativas que puede existir: la ingratitud.

Así que aprecia la vida, nota la belleza en los pequeños detalles y conéctate realmente con tu bienestar. Te aseguramos que esto te ayudará a crecer tanto a nivel personal como empresarial.

Si deseas continuar leyendo información de calidad, puedes suscribirte a nuestro canal de Telegram, en el que encontrarás mucho más valor cada semana para apoyarte en tu desarrollo empresarial. Hasta luego.

¡Te esperamos!